septiembre 28, 2022

El Jueves Santo en Barcelona terminó con una inédita crisis política adentro del Camp Nou. Es que seis altos directivos del club culé renunciaron en bloque y dejaron debilitado al presidente Josep Bartomeu. No sólo eso. También difundieron una carta para expresar el disgusto ante la gestión de la crisis en el manejo de las redes sociales y para pedir elecciones adelantadas.

Bartomeu les había pedido que se alejaran a dos de estos dirigentes, Emili Rousaud y Enrique Tombas. Pero la movida del presidente terminó por desintegrar toda la Junta Directiva. Porque también se fueron Silvio Elías, Josep Pont, Maria Teixidor y Jordi Calsamiglia, todos colaboradores de Josep Bartomeu, aunque en los últimas semanas se fueron alejando.

El principal eje de conflicto fue el llamado Barsagate.

Se descubrió que el club habia contratado a una empresa externa para supuestamente desprestigiar en las redes sociales a jugadores y ex dirigentes. Además, hubo diferencias por las opiniones sobre la reducción de sueldos del plantel por el Covid-19.

El estatuto indica que Bartomeu podría continuar con su mandato, que vence en junio de 2021, aunque la renuncia masiva lo deja en una situación crítica. Su liderazgo venía siendo cuestionado por los jugadores, y ahora también perdió el respaldo de muchos de sus pares.

De acuerdo a la información publicada por el diario Mundo Deportivo, Bartomeu quiere rodearse de directivos de su mayor confianza y que sumará nuevos nombres en los próximos días.

Bartomeu asumió como presidente de Barcelona en el 2015. Desde ese momento, más de la mitad de los dirigentes que lo acompañaron fueron renunciando.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.