diciembre 5, 2022

Por: Juan Pablo Olivares (encuentro.pe)

Un partido de fútbol genera en el hincha diferentes emociones, que salen a flote antes, durante y después de los 90 minutos de juego. Muchas de estas emociones, las expresa el hincha con pasión y si el partido es un ‘clásico’, con mayor razón.

FBC Melgar, el único equipo arequipeño en el fútbol profesional, volverá a enfrentarse a su clásico rival, el Cienciano del Cusco. Y lo hará, después de cinco años, con motivo de su presentación oficial para lo que será su participación en el campeonato profesional 2020.

La elección del cuadro imperial como rival para la llamada “tarde rojinegra” no cayó bien a la mayoría de hinchas del ‘dominó’. Muchos de ellos, usaron las redes sociales para expresar su desacuerdo. Incluso, algunos colegas calificaron de incapaces a los dirigentes por no traer un equipo —según ellos— de mayor jerarquía o renombre.

Si bien es cierto, Cienciano no logró ser campeón del fútbol profesional peruano y descendió de categoría en 2015, es el único equipo —hasta hoy— que consiguió un título internacional. Los cusqueños se coronaron campeones de la Copa Sudamericana y la Recopa y así, escribieron una de las páginas más gloriosas en sus más 100 años de existencia. Estos son motivos suficientes para que cualquier rival o amante de este deporte le tenga respeto.

El rival indicado

Para Carlos Daniel Jurado, que Melgar haya elegido a Cienciano como rival, en el partido más importante previo a su debut de la Liga 1 y la Copa Sudamericana —donde enfrentará a Nacional de Potosí—, ha sido una decisión acertada.

“Si vas a jugar la Sudamericana con un equipo de mayor altura, lo lógico es que busques un rival con esas características. Cusco es una ciudad con mil metros más de altitud que Arequipa y eso hará que Melgar mida su estado físico. Además, Cienciano, en su regreso a la primera división, quiere empezar de la mejor manera y será un rival que exigirá en lo físico y táctico a Melgar”, detalló Jurado.

Otras de las razones que primó para no traer un rival internacional es el tema económico. En el futbol de hoy, este aspecto va de la mano con lo deportivo. Todo equipo tiene su precio y para un Melgar que se maneja como una empresa, traer a un rival extranjero, podría significar un riesgo. 

Al respecto, el uruguayo afirma que “a veces los presupuestos no alcanzan”. Traer un equipo profesional conocido, con sus titulares, costaría de 200 a 400 mil dólares. “De afuera, el socio y el hincha lo ve fácil, el problema es que la inversión, a veces no es la suficiente y si el hincha no va al estadio, peor aún”, explicó Jurado. 

Un buen examen

Y aunque hubiera sido interesante tener a un rival internacional en la “tarde rojinegra”, es injusto y hasta irrespetuoso minimizar el profesionalismo e historia el cuadro imperial.

El “papá” en su regreso al fútbol profesional, querrá dejar en claro, que los malos momentos y su paso por la segunda división quedaron atrás y empezarán a escribir nuevas y mejores páginas en su historia. Por su parte, el FBC Melgar, tendrá la oportunidad de ratificar las estadísticas a su favor y sobre todo, dejar la mejor impresión a sus hinchas para que este 2020 sea el año de su protagonismo internacional.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *