septiembre 28, 2022

Culmina el año 2019 y los clubes peruanos se preparan para afrontar nuevos retos que comprenden mejorar el nivel y rendimiento del fútbol peruano. Pero uno de los varios factores que impiden ese progreso son las polémicas actuaciones arbitrales, que en su mayoría favorecen a equipos capitalinos.

Mirando en TV Perú el bloque deportivo me llamó la atención una nota sobre las polémicas arbitrales, decisiones casi canallescas que manchan la liga peruana, haciéndola un circo dónde jugadores con la sangre en el ojo discuten de manera airada con los referís.

En esta nota pensé ingenuamente que podría ver alguno de los varios malos arbitrajes que afectaron a Melgar durante lo largo de la temporada 2019, desde la era Pautasso hasta Osella y la dupla Valencia-Calcina. Pero no, se limitaron a la mano en fuera del área de Leao Butrón o el penal cobrado en contra de Ayacucho FC y a favor de Universitario, un tremendo robo al equipo libertador. No digo que estas acciones no sean malas en referencia al arbitraje, lo son. Pero, existen muchos más «errores» que perjudicaron a Melgar y no los tomaron en cuenta.

A mí parecer, Melgar fue uno los grandes castigados por los referís, no en uno o dos partidos (que a cualquiera le puede pasar), sino que durante la parte final de la era Pautasso, a inicios de año, y toda la gestión de Osella, que desembocó a su destitución por Jader Rizqallah (dueño del club), claro contribuyó sus deficientes planteamientos.

En conclusión; los errores arbitrales (por muy descarados y vergonzosos que sean) no trascienden si no le sucede a un club limeño, aunque ahora no basta decir «limeño», porque clubes como Deportivo Municipal, San Martín o del Callao como Sport Boys y Cantolao, también sufren el azote del pésimo nivel de los árbitros peruanos. Se tiene que ser de Alianza Lima, Universitario o Cristal para tener voz y pantalla en el fútbol peruano, y cómplice -casi autor- es la prensa limeña que apaña estás actuaciones y las vende con un morbo feroz. Total, a quien no le importa lo que pase con los «tres grandes».

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.