octubre 6, 2022

Por: Héctor Barriga Neira

Corría el 20l6, la Copa Perú en Arequipa tenía en el campeón de la Liga de Fútbol de Paucarpata a un claro favorito que debía ganarlo todo; Deportivo Binacional inició la fase de grupos de la provincial en el Estadio Pedro P. Diaz ante San José, el campeón de Yanahuara, casi 4 años después le tocó jugar, por la primera fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores, ante Sao Paulo, representante de Brasil, un gigante del continente americano, cómo cambia la vida.

Este equipo gitano, de origen en Desaguadero, que jugó como equipo de Páucarpata en Arequipa, que mudó su localía a Mollendo en la Copa 2017, logró el ascenso y al no tener acogida en el Monumental de la Unsa recogió sus alforjas y jugó en Moquegua, en el estadio 25 de Noviembre, pero entrenaba en Arequipa, que tal gitaneria. De ese modo cristalizó su clasificación a una Copa Sudamericana, para que en el 2019 en su región de ubigeo, se consagre campeón de la Liga 1, está institución tiene tatuado en su escencia la Copa Perú.

Y es que si nos remontamos a la campaña en la que esté equipo conquistó la orejona nos encontraremos con que los dos centrales de la saga Eder Fernández y Jhon Fajardo, son los mismos que defendieron ante Sao Paulo, los mismos que jugaron las finales contra Alianza Lima, y si vemos el medio campo estubo el mismo 6 que jugó los partidos de la finalísima 2017, Yorkman Tello. A ellos se les suma Andy Polar, quien ingresó en el complemento contra Sao Paulo para reafirmar que esté equipo de Binacional mantiene su escencia copera en la Libertadores, la escencia del fútbol macho, el fútbol corajudo, el fútbol de la Copa Perú.

Así también la fórmula dirigencial no ha tenido cambios, con Juan Carlos Aquino a la cabeza, lo que parecía imposible luego de ser eliminado en la Copa Perú 2013, aún jugando en Desaguadero, en manos de San Simón, a la postre campeón de esa temporada; se hizo realidad, como que el estadio Guillermo Briceño Rosamedina tenga luz artificial y albergue un campeonato internacional, Binacional no solo está marcando su propia historia, está regalando a Puno y sus 13 provincias páginas gloriosas en su historia futbolística.

Cuánta vida, cuántos días más le quedarán a Binacional, tendrá realmente futuro institucional, por ahora parece vivir una curva ascendente, un ascenso que ha sido marcado por falta de pagos, amenazas de no presentarse a jugar, deudas, junto a su primer campeonato nacional, hacer internacional el Guillermo Briceño, albergar el primer partido con Video árbitraje (Var) en la historia del fútbol peruano. Cuántas historias más tendrán que contar los que hoy forman parte de este equipo desde su periplo en Copa Perú; hasta cuándo durará. La ecuación es sencilla, si no hay fortaleza como institución, tiene los días contados.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.