diciembre 5, 2022

El corazón no fue suficiente. Si el corazón sobró para remontarle a Paraguay, ante un rival como Uruguay, con mayor raza y jerarquía, Perú se quedó corto para sacar un resultado que hoy lo tendría más cerca que nunca del Cuadrangular Final del Preolímpico 2020.

Ahora bien, la derrota por la mínima ante Uruguay no es mal negocio. La ‘Celeste’ acabó su participación en la fase de grupos y los dirigidos por Nolberto Solano mantienen sus opciones para clasificar. Para ello Brasil tiene que ganar a Bolivia, la ‘Bicolor’ hacer lo propio con los altiplánicos y que el ‘Scratch’ no se deje puntos ante Paraguay.

Con muy poco, la Selección Peruana Sub-23 sigue soñando con ser olímpica. Tal cual ante Brasil y Paraguay, faltó juego, se abusó del juego directo y los errores penalizaron.

Un ataque frustrado acabó en el gol de Uruguay. Perú quedó mal parado, el rival se asoció bien y Francisco Ginella recibió con tiempo y espacio para perfilarse y sacar un disparo cruzado que superó la resistencia de Solís.

Urgido de la remontada, lo de Perú apenas fueron los intentos individuales de Fernando Pacheco en los últimos metros. Salvo Chávez y Pretell, la Sub-23 careció de un pase claro para superar las líneas rivales y esta vez ni el replanteo fue solución.

Perú sigue con vida y puede que clasifique al Cuadrangular Final, pero sigue al debe en el juego colectivo. Las individualidades pueden ganar partidos, pero no un campeonato y menos una clasificación a los Juegos Olímpicos.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *