noviembre 27, 2022
Kimberly García

Foto: Difusión

Por: Francisco Edén Gonzáles Luna.


Kimberly García está en el pináculo del deporte peruano. Las dos medallas de oro que obtuvo en los 20 kilómetros y 35 kilómetros de la marcha del Mundial de Atletismo que se realizó en Oregon (E.E.U.U.), convierten a la huancaína en la deportista más exitosa de nuestro país. Es más, por encima de la única presea dorada olímpica que logró Edwin Vásquez en el tiro deportivo en Londres 1948.

Alegría, orgullo, felicitaciones por acá, reconocimientos por allá, todo parece perfecto e ideal; sin embargo, el objetivo que cristalizó la marchista tiene un mérito más que superlativo porque la realidad dicta que la delegación peruana que compitió en dicho certamen viajó sin un fisioterapeuta, tal como lo reveló a los colegas de Entretiempo, el también marchista Luis Henry Campos, uno de los integrantes del equipo bicolor y atleta del Centro de Alto Rendimiento de Arequipa.

«Tuvimos que pedir apoyo a los fisioterapeutas de la organización o de otras delegaciones. Nos dieron la mano, pero no es igual porque no conocen con precisión nuestro estado físico como el profesional que nos atiende en nuestros entrenamientos diarios», contó el cusqueño. ¿Sorprende? No, pero indigna una vez más porque es como si la Selección Peruana de Fútbol hubiese viajado a Qatar sin un fisioterapeuta.

Creo que todos, o al menos la gran mayoría, estamos de acuerdo que el presupuesto que brinda el estado al deporte es insuficiente. No obstante, también es notoria la incapacidad de muchos de los dirigentes de las federaciones para administrar el dinero que reciben del gobierno. Espero sea incapacidad y no intencionalidad.

Este 2022, a través del Instituto Peruano del Deporte (IPD), el estado destinó un total de S/39’677,438 para que se repartan entre las 47 federaciones deportivas del país. Acá es importante aclarar y recordar que al fútbol no se otorga ni un sol porque sus ingresos son de origen privado. Volviendo al tema en cuestión, de dicha cifra, a la Federación Peruana de Atletismo le corresponde S/2’712,263, la económicamente más beneficiada de las 47 federaciones. Entonces, la pregunta es obvia: ¿por qué nuestros atletas viajaron sin un fisioterapeuta?

Este pequeño gran detalle es más preocupante porque en agosto de 2021 el IPD lanzó el Programa Nacional de Marcha, cuyo propósito es optimizar la preparación de nuestros atletas de cara a los Juegos Olímpicos París 2024. Tal parece que no se está trabajando adecuadamente porque Kimberly García, tras cambiar de entrenador después de Tokio 2020, decidió prepararse en Cuenca (Ecuador) bajo la guía del ecuatoriano Andrés Chocho. La ahora bicampeona mundial recibió el apoyo del IPD, pero tuvo que poner de su dinero para cumplir a cabalidad todo el plan de trabajo en el país norteño.

En conclusión, el tema no pasa únicamente por incrementar el presupuesto al deporte; también por evaluar la experiencia, conocimiento, capacidad y hasta catadura moral de las personas que tienen a cargo los destinos del deporte peruano. Lo hecho por Kimberly García es una hazaña en medio de esta dura y triste realidad. A veces creo que el país no merece tremenda deportista. ¡Gracias campeona! Hasta el próximo lunes.

Comentarios